Oftalmología Veterinaria: Secuestro corneal felino


Imagen del ojo de un gato con secuestro corneal

Secuestro corneal felino

¿Qué es?

El secuestro corneal felino se caracteriza por la aparición de pequeñas placas negras o marrones en la superficie corneal.

Se produce una úlcera corneal por un herpes virus o un traumatismo o erosión y que, en lugar de cicatrizar, produce la muerte del tejido corneal.

Esta enfermedad afecta a los gatos y, algunas veces, a los caballos. Nunca se da en perros.

La necrosis puede que no se quede sólo en las capas superficiales, sino que profundice y llegue a ocupar todas las capas de la córnea , incluso llegando a perforar la córnea. Puede afectar a ambos ojos.

Las razas más predispuestas a esta patología son himalaya, siamés , persa o esfinge.

¿Cuáles son las causas?

Imagen del ojo de un gato con entropión

Entropión en un gato

Aunque no se conocen muy bien las causas, tras diversos estudios, se sabe que hay un componente genético. Además, existen otros factores que pueden ser predisponentes:

  • Aparición de Herpes virus
  • Gatos con ojos más prominentes, persas, al tener el ojo más expuesto puede que se le reseque con mayor facilidad el centro de la córnea
  • Factores irritativos como, por ejemplo, el viento
  • Gatos con entropión (el párpado se enrolla hacia adentro). Por el roce constante de los pelos con la córnea provoca una úlcera y, después, puede aparecer el secuestro

¿Cómo se trata?

El tratamiento de elección es la queratectomía superficial de la córnea para extraer el tejido enfermo. Algunas veces el secuestro salta por sí solo y se desprende de la córnea, aunque es bastante infrecuente, y no es necesario realizar la cirugía. Se corre el riesgo de que la lesión vaya profundizando las diferentes capas de la córnea y provoque una perforación.

Tras la cirugía, si las capas más profundas están afectadas, es necesario, además, realizar injertos para rellenar la zona (membrana amniótica, submucosa de intestino de cerdo, flap conjuntival).

¿Se puede prevenir?

Al ser de origen genético no se puede prevenir, pero en animales con entropión, al operar los párpados disminuye la probabilidad de aparición. También es importante en gatos que presentan cierta sequedad ocular lubrificar constantemente para evitar la aparición de otras patologías.

Caso Clínico

Berti es una gato siamés de 10 años con una úlcera corneal diagnostica y tratada en Inglaterra a principio de Diciembre.

Al llegar a Estepona nos remiten el caso, porque le ha salido algo negro en el ojo. La úlcera se ha convertido en un secuestro.

En Enero se programa la cirugía, realizando una queratectomía superficial, y para rellenar el defecto se utiliza membrana amniótica suturada a la córnea.

Dr. David Valverde – Oftalmólogo de referencia de Clínica Veterinaria Tamara

En la siguiente sucesión de fotos se puede ver el proceso desde la cirugía hasta los tres meses, donde se aprecia que la córnea se va volviendo más transparente con el paso del tiempo.